Big Data en el sector Retail: Un antes y un después

El Big Data para el sector retail establece grandes desafíos como saber qué datos se deben recopilar, conocer qué soluciones analíticas se deben usar, cómo convertir los datos en conocimiento y el conocimiento en impacto y trasladar la inteligencia generada a todos los niveles del negocio.

 

Retail Big DataGracias a la explotación de los datos, las empresas de retail pueden generar impactos significativos en áreas clave como la relación y fidelización de clientes, la capacidad de predecir la demanda para optimizar los sistemas logísticos y los costes de almacenaje o la optimización de precios y ventas cruzadas. El Big Data ha permitido la evolución del mercado del Retail de las transacciones y la estimación de las preferencias de los clientes a las relaciones con los mismos y la predicción de la intención de compra.

 

Una de las principales estrategias que permite el Big Data es la personalización de ofertas ad-hoc para los clientes o la confección de estrategias para aumentar la recurrencia de las compras y el importe medio por compra.

El conocimiento generado por el Big Data es importante no solo para los directores de departamentos sino también para gerentes de primera línea de tiendas y el personal de centros de atención telefónica, entre otros.

 

¿Cuándo se comenzó a utilizar el Big Data en el sector retail?

El Big Data creó en el sector retail un antes y un después el 13 de febrero de 1995, día en el que el supermercado Tesco lanzó un programa de fidelización pionero basado en tarjetas, con el que se podían identificar patrones en el comportamiento del consumidor.

 

Veinte años después el retail ha dado un enorme giro. En la actualidad, los minoristas pueden adquirir y analizar miles de datos que sirven para tomar importantes decisiones para el negocio. Decisiones que tienen que ver con el marketing, el diseño de las tiendas, etc.

 

El Big Data nos ayuda a tomar decisiones y a realizar cambios en nuestra tienda, principalmente:

  • Cambios para mejorar experiencia en tienda: El olor, la música, la atención que presta el personal dentro de la tienda, la decoración, los detalles, los precios… El objetivo es que el cliente se sienta cómodo, feliz y bien atendido.
  • Cambios en el escaparate: Si pasa mucha gente frente a nuestra tienda pero muy poca entra, quizás hay que plantearse realizar cambios en nuestro escaparate. Éste es la tarjeta de presentación, es lo primero que va a ver el transeúnte al pasar por delante de tu tienda por ello hay que presentarlo atractivo y atrayente.
  • Cambios en la disposición de productos: La colocación de productos no debe hacerse al azar, hay que lograr que el cliente recorra toda la tienda y para ello la colocación de productos es vital.
  • Cambios en el layout: Disponer de una buena y distribución de la superficie de ventas es muy importante ya que hará que el cliente recorra toda la tienda, que esté dentro el mayor tiempo posible y por supuesto, que su estancia sea agradable y cómoda.
  • Cambios en el diseño en tienda: Es importante que nuestra tienda tenga un aspecto impecable, con un escaparate cuidado y un rótulo que refleje bien la identidad del comercio. También hay que elegir una puerta adecuada, accesible, ni muy ancha ni muy estrecha, sin escalones, etc.
  • Cambios en estrategia de pricing: Sin duda el pricing es uno de los factores más relevantes a la hora de incrementar resultados. Colocar bien las ofertas puede ser un apoyo para vender productos que tienen poca salida. Un aspecto que se debe tener en cuenta es dónde se colocan estas propuestas. Mejor que sea siempre en zonas de mayor compra o ‘zonas calientes’ (mapas de calor).

 

No te olvides que para realizar estos cambios de forma adecuada es necesario medir antes, durante y después de llevarlos a cabo. Sólo así sabremos si lo que hemos hecho está bien, mal o se puede mejorar.

 

 

Fuentes:

Silicon News

Digital Marketing Trends

Imagen destacada

Si te ha gustado, ¡compártelo!

 

Leave a reply